domingo, julio 02, 2006

EL SOFA


Observa el tímido recuerdo que se aloja en el sofa de terciopelo que compró hace ya 32 años. Con el tiempo ha adquirido una forma que le singulariza con respecto al resto de recuerdos que tatuan su hogar. La tela está rasgada, arañada, desilachada. En su afan por guardar luto a la memoria se afea más y más sin que él pueda ni quiera hacer algo para solucionarlo. El respaldo de la derecha es el lugar donde confluyen todas las desaveniencias que han remarcado la singurlar personalidad del sofá. Tal es su deterioro que amenaza con desdibujar más surcos sobre su tela con tan sólo mirarle.
Pero bajo el influjo de la pesadumbrez él lo observa, de arriba abajo, buscando en sus hilos el rostro de una mujer, de un niño, buscando una vida que traza sobre la negra superficie que recubre su recuerdo. El sofá, no dispueso a convivir con unos ojos escrutadores, permite al polvo errumbrar sus entresijos. Cuanto mayor es su deterioro, más viveza cobra la memoria tatuada en su respaldo. Pero aquello no despierta nostalgia alguna en él. Sus retinas ya no entienden de objetos, no entienden de vida; se limitan a traducir los sonidos, los olores, los gestos, al idioma de la melancolía. El sofá entona un requiem mientras se desvanece al son de del recuerdo.

3 comentarios:

lemonnnnn dijo...

Ya era hora de que dijeramos algo del sofá. e duerme mejor que en ningún sitio tras ver una pelí un sábado que no has podido salir, y ahí está el sofá. Tb vale pa sobar en la siesta hasta sudar de sueño. Sufre con nosotros en la Copa de europa, lloramos en él cuando vemos una película, algunos hasta le utilizan como cebo para liarse con una chica o un chico, y él ni se inmuta, si acaso rebota un poquitin jejejjee. ( yo no lo sé eso dicen)
Un abrazazooooooooo!!!!

jorge dijo...

Que no se queje, que sin nuestros culos no existiria.

gErT dijo...

Pues ya sabes...el siguiente texto sobre los culos...o sobre los niños que nacen si ojetes, mare mía!!